«Alguien me dijo que me iba a morir de hambre porque el humor sin doble sentido no servía, pero fue todo lo contrario» José Ordoñez

1433

Procedente de su tierra Bucaramanga donde celebró los treinta años de vida artística contanto chistes por treinta horas ininterrumpidas, se presentó en la Concha Acústica de Ibagué José Ordoñez durante el segundo festival de la familia. Con ejemplos cómicos sobre los comportamientos de las familias y haciendo un paralelo de las conductas entre padres, madres e hijos, por más de una hora el humorista santandereano le sacó carcajadas a los asistentes del evento.

A SU SERVICIO conversó con el comediante y lo indagó sobre su trabajo como pastor de familias y la fusión entre predicador y comediante.

A.S.S: ¿Cómo aportarle a la unión de las familias a través del humor?

J.O: Pienso que las familias necesitan valores, necesitan medios para comunicarle principios a los hijos, los esposos, las esposas, y qué bueno utilizar el conducto del humor. Cada quien desde sus lugares de trabajo deben transmitir principios y valores, y eso es lo que hace José Ordoñez con su comedia.

A.S.S: Su presentación en Ibagué se llamó «Tan macho como mi mamá». ¿Por qué ese nombre?

J.O: Ese nombre tiene una preguntica escondida y es: ¿Donde está el papá?. Está muy bien que la mamá haga muchas cosas pero, y donde está el papá. El deseo de Dios es que el hombre asuma el rol como padre, como proveedor, como protector de una familia y eso es algo que lamentablemente los hombres hemos olvidado.

A.S.S: A través de su humor ¿qué se logra en las familias?

J.O: Yo siempre busco que las familias vengan y se rían, que no piensen que al venir a un show de José Ordoñez ya estoy buscando convertirlos a una religión; no. Lo que busco es que se vayan para la casa pensando, no sólo que se hayan reído sino también que se vayan reflexionando y que logren tomar decisiones de ser mejores seres humanos, mejores personas y mejores en la familia.

A.S.S: ¿Qué ha logrado predicando a través del humor?

J.O: No es fácil mantenerse a través del humor, sobretodo porque estoy viviendo en los Estados Unidos, alejado un poco de los medios de comunicación en Colombia, pero he logrado recorrer el mundo entero intentando fundamentar valores. Ahora salgo para el Perú donde la Universidad de Juliaca quiere que los alumnos aprendan a valorar la vida, entonces a través del show «Yo no pedí nacer», que es el que más me gusta porque habla de aprender a valorar a los padres, de entender que podemos hacer mejores cosas con nuestro hijos, ese show me ha dado la oportunidad de ver cómo las personas entienden el valor de la vida. Eso para mí es satisfactorio.

A.S.S: Por qué ese cambio en su vida; por qué ahora en el cristianismo.

J.O: Esa transición se dio poco a poco. Yo en Jesús encontré la respuesta para mi hogar, para mi vida, resarcir muchas cosas que hice mal, sanar y saldar muchas deudas, cosas que tenía con mi papá y con mi mamá, y me ayudó a cohesionar una familia. Eso es algo que intento comunicárselo a las nuevas generaciones y creo que hasta el ultimo día de mi vida haré un humor totalmente distinto.

A.S.S: ¿Qué tan difícil es hacer humor sin ser grosero ni utilizar el doble sentido?

J.O: Al comienzo fue algo complicado aunque yo nunca he sido vulgar, pero sí quité de mi repertorio todo lo que llevara doble sentido. Alguien me dijo que me iba a morir de hambre porque el humor sin doble sentido no servía, pero fue todo lo contrario, ya este año cumplo treinta años de vida profesional y aquí sigo dando lora. Ya son veinte años haciendo humor cristiano.

A.S.S:  Su mensaje para los tolimenses.

J.O: Que ya los perdoné porque el año pasado el Tolima eliminó al Bucaramanga en las finales, «bucaros, bucaros»; y que amen a Dios sobre todas las cosas.

_____________________________________________________________________

Publicidad

banner-tono