Persuasión u oración. Para muchos, dos elementos importantes en el caso del joven de la valla

3285

Un nuevo hecho en el que una persona intentó terminar con su vida se inició sobre las 11:30 de la mañana de este martes en un hipermercado de la calle 80 en Ibagué.

Sin la sospecha de quienes lo vieron subiéndose por la estructura de la valla publicitaria ubicada en el establecimiento Home Center, un joven, menor de edad, la escaló hasta llegar a la parte más alta.

fyv1

Al estar allí se sentó a mirar hacia abajo y fue cuando ciudadanos que transitaban por el lugar se percataron de lo que estaba pasando y comenzaron a tomar fotos con sus celulares y a compartir por redes sociales.

Minutos después llegaron paramédicos y cuatro miembros del Cuerpo Oficial de Bomberos. De este último grupo de emergencias dos empezaron a escalar la estructura metálica hasta llegar a pocos metros de donde se encontraba el joven. Allí se iniciaron tres largas horas en las que el peligro tomaba fuerza cada segundo.

De algunos curiosos y de las personas que llegaron al lugar pensando ser familiares del joven, se escuchaban voces de aliento que buscaban evitar un desenlace fatal.

20-9

Sin embargo, para muchas personas lo que evitó que este hecho tuviera un final trágico giró en torno a dos situaciones; primero, la persuasión de los bomberos al hablar con el muchacho, y la segunda, la oración de los que estaban en el sitio.

2-ideal

Jhony Alexander Yepes, uno de los bomberos que estuvo en lo alto de la estructura, en diálogo con Revista Asuservicio aseguró que “Los primeros auxilios en estos casos son psicológicos, por lo que nuestra primera tarea es generar empatía con la persona que se encuentra en estado de vulnerabilidad” y agregó que en este caso el trabajo de persuasión fue más difícil dada la edad del muchacho, que según Yepes, es de 14 años, motivo por el cual tuvieron que hablarle hasta de temas de Anime.

Él, junto con su compañero Leonardo Manios, intentaron de varias maneras tener un acercamiento con el joven; sin embargo, a parte de una sonrisa permanente lo único que recibían era la petición de no ascender hasta donde él estaba.

“Llegó un punto en el que empezó a disuadir diciendo que había mucha gente, entonces yo hablé con mis compañeros en tierra y pedí que toda la gente se fuera. Luego nos manifestó que tenía sed, entonces con una cuerda le subimos agua para que él tomara. Hubo gente imprudente que hasta drones hicieron llegar a la parte alta de la torre y eso tenía supremamente angustiado al muchacho, hasta que a lo último dijo que quería que yo me bajara porque hizo más empatía con mi compañero, entonces yo me bajé y Manios se quedó con él hasta que empezaron a bajar gradualmente como se ve en los videos” relató Jhony Yepes.

De otro lado, Juan David, una de las personas que mantuvo sus manos levantadas clamando por la vida del menor durante el tiempo que estuvo en la estructura metálica, le dijo a este medio de comunicación que en estos casos “El Señor es el que puede liberar de cosas que nadie se puede imaginar y es una vida que se ha salvado” y agregó que “lo que se vivió allá fue una guerra espiritual”.

analicemos

Junto a él, otros ciudadanos hacían oración desde diferentes partes del lugar pidiendo para que el muchacho bajara sano y salvo.

Finalmente, sobre las 2:40 de la tarde el joven por sus propios medios llegó hasta la parte baja de la estructura y de inmediato fue subido en una ambulancia para ser trasladado y así recibir apoyo psicológico.