“Si usted habla yo lo echo o le abro un proceso”. Nuevo testimonio de exfuncionaria de la USI del sur.

838

(Ver video)

Después de que Revista Asuservicio divulgara la denuncia hecha por la psiquiatra Tatiana López sobre un supuesto abuso de poder por parte Carlos Cuellar, gerente de la Unidad de Salud de Ibagué sede sur, y en la que la profesional médica hablara de hechos delicados como la fuga de dos pacientes y la amenaza con arma de fuego que un usuario le hizo a varios funcionarios dentro de las mismas instalaciones del centro asistencial, este medio conoció una nueva denuncia en la que otra exfuncionaria asegura que los pacientes fugados han sido muchos más y entrega detalles de cómo fue que el paciente le arrebató el arma de fuego a una Policía e hizo varios intentos para accionarla en contra de los que estaban en el lugar.

2-ideal

La mujer, a quien llamaremos “Sonia” para proteger su identidad, describió el momento de tensión que se vivió durante ese episodio. “Ella (la patrullera) estaba custodiando a un paciente que había traído de la correccional, pero habían otros pacientes de psiquiatría, el cual, uno de esos otros pacientes de psiquiatría se lanza sobre la patrullera, la desarma, monta el arma, la acciona, pero gracias a Dios no la desasegura, o si no hubiera sido una tragedia terrible” dijo la denunciante.

Según su testimonio, las personas que estuvieron en peligro fueron varias entre funcionarios y pacientes. “Eran las enfermeras que estaban de turno, el personal médico y los pacientes, porque no solamente habían esos dos pacientes sino que habían más pacientes de psiquiatría, más otros pacientes de otras patologías, porque como le digo, ahí se maneja también medicina general” contó Sonia.

fyv1

Para esta trabajadora de la salud, la entidad no capacita adecuadamente al personal que maneja pacientes psiquiátricos, lo que, según ella, es una de las causas que permite que usuarios de esta área actúen sin tener el suficiente control por parte de quienes los atienden.

Frente a los pacientes fugados, Sonia aseguró que la cifra entregada por la doctora Tatiana López durante la entrevista que le concedió a este medio fue corta, pues el número sería mucho mayor de acuerdo con sus propias palabras. “Le pongo unos diez pacientes” dijo la exfuncionaria.

Al preguntarle si hechos como estos se vienen presentando de tiempo atrás por qué nadie los había divulgado, la mujer respondió que la presión que se ejerce por parte de tres funcionarios de rangos superiores los obliga a quedarse callados para evitar que sus hojas de vida sean manchadas, o incluso, que pierdan sus empleos. “La verdad, eso casi siempre se queda ahí porque hay muchas personas o personal que tiene temor a hablar; pues obvio, porque pierden el contrato, o porque siempre como que amenazan a la persona y, si usted habla yo lo echo, o yo le abro un proceso, o siempre es el motivo por el cual nadie dice nada ante esta situación” contó la denunciante.

analicemos

Para Sonia lo que se ve afuera no es nada comparado con lo que se vive adentro y manifiesta que, en ocasiones, los pacientes de salud mental no se pueden controlar con los medicamentos necesarios porque el centro asistencial no los tiene, lo que hace vulnerables al personal asistencial y a los demás usuarios de la USI del sur.